O viceversa. ¿Qué espacio ocupará la industria 4.0 en el mantenimiento industrial? Nos encontramos a las puertas de una nueva revolución tecnológica. Y no podemos dejar de preguntarnos cómo va a encajar el mantenimiento con innovaciones como la fabricación aditiva, la conectividad, la robótica autónoma o incluso la simulación y la realidad aumentada.

Industria 4.0 Mantenimiento Industrial futuro industria Kripton

La que se avecina

Algunas de las revoluciones que llegan con la industria 4.0 poco tienen que ver con el mantenimiento industrial físico (el campo al que, a día de hoy, nos dedicamos en Kripton). El big data, el cloud computing, la ciberseguridad… Todos aquellos aspectos digitales pueden parecernos alejados. Sin duda lo son. Pero, bueno, en algún momento toda esta gestión y tráfico de datos acaba en un servidor físico. Y también hay que darles un sprayazo de vez en cuando. En todo caso, es un campo en el que reflexionaremos más adelante (y más profundamente).

Lo que nos atañe de forma más inmediata son todos aquellos aspectos de la Industria 4.0 que incluyen elementos físicos. Como decíamos en la entradilla del artículo, nos gustaría lanzar algunas reflexiones sobre cuatro aspectos clave para este nuevo mundo que se avecina.

La fabricación aditiva

Los makers. Gracias a la impresión 3D, en breve podremos fabricar nuestros propios componentes (al menos, eso se especula). Quizás en un futuro más lejano, incluso se podrán fabricar mecanismos enteros. Como sabemos, uno de los ocho pilares del TPM es el control previo. Hay que estudiar el estado original de la maquinaria y sus componentes para detectar y prever fallos futuros. Cuando estos equipos vienen con la firma de un fabricante, existe una garantía. ¿Qué ocurrirá si cualquiera puede “imprimirse” sus propias piezas? ¡O incluso sus propias máquinas!

Industria 4.0 Impresion 3D Mecanización Mantenimiento Industrial futuro industria Kripton

Un ejemplo práctico: si en una fase inicial del TPM hacemos una revisión inicial de una máquina o una instalación, y esta presenta defectos de fabricación, podemos hablar con el fabricante para solucionarlo antes de que se produzca un fallo. Si una pieza o componente se ha estropeado y debemos sustituirla por una nueva y esta nueva está defectuosa, también sabemos a quién reclamar. Si cualquiera de estas piezas o componentes ha salido de una impresora 3D de nuestra propiedad y no funciona, ¿se responsabilizará el fabricante del software? ¿El de la impresora? ¿Es un error del operario que ha “impreso” la pieza?

Y, barriendo para casa, ¿tendremos que desarrollar nuevos productos de mantenimiento para el mantenimiento específico de piezas auto-creadas? (Sin duda, llegado el momento, en Kripton lo haremos).

Conectividad

En nuestro artículo sobre las fases de implantación del TPM ya vimos la importancia de formar nuestro equipo humano e integrar a los operarios en las propias tareas de mantenimiento. Esto es un must de la filosofía TPM. La conectividad y la integración de sistemas (existen dos modalidades, vertical u horizontal) no nos queda tan lejos. En realidad, ya estamos preparados para ello.

Ante un escenario de integración física-digital habrá que redoblar esfuerzos en la formación de los operarios para que ejecuten tareas de mantenimiento físico y digital. En todo caso, cualquier inversión en formación siempre es bienvenida. No olvidemos la gran cita de Derek Bok: “Si cree que la formación es cara, pruebe con la ignorancia”.

Robótica autónoma

Este campo daría para un artículo exclusivo. En todo caso, para no extendernos, vayamos a la pregunta del millón: ¿los robots autónomos también realizarán tareas de mantenimiento de forma autónoma? Y ante las dos posibles respuestas, se abren otras preguntas igual de millonarias. En el caso de un “sí”: ¿confiaremos plenamente en la capacidad de los robots industriales para auto-mantenerse?. En el caso que sea un “no”: ¿acabaremos siendo sus médicos y sus mecánicos? Puede que el futuro de los operarios sea la supervisión y el mantenimiento y poco más- ¿Nos asusta este futuro? ¿O es un alivio? Da que pensar…

Industria 4.0 Robótica Mecanización Mantenimiento Industrial futuro industria Kripton

La simulación y la realidad aumentada

Para finalizar… un poco más de ciencia-ficción. El campo de la simulación y la realidad aumentada se circunscribe (por ahora) a la proyección de prototipos, ensayos, pruebas teóricas, etc. Algunas (grandes) empresas ya cuentan con tecnología de simulación para facilitar la colaboración entre las plantas y procesos físicos y los digitales, entre la producción real y la virtual. En algunas otras, la simulación forma parte ya de la formación de los operarios. Y es una ayuda muy efectiva que agiliza la instrucción en el manejo de maquinaria de forma sorprendente.

Sin embargo, ¿podremos integrar no solo el funcionamiento de toda una planta sino también las tareas de mantenimiento en las simulaciones de rendimiento? La cantidad de factores a tener en cuenta es ingente. ¿Simularemos el comportamiento de las grasas, aerosoles y lubricantes? ¿Podremos incorporar factores externos, medioambientales, situaciones excepcionales, sucesos imprevistos o incluso fallos humanos?

De ser así, gracias a la Industria 4.0 el salto del mantenimiento industrial será gigantesco y el ahorro de costes, monumental. Bueno… por algo lo llaman revolución, ¿verdad?