A pesar que tanto en Kripton como en este blog tratamos el tema muy a menudo, puede que todavía no tengas muy claro qué es, en qué consiste o de qué categorías o ramas consta el mantenimiento industrial. Vamos a echarle un vistazo a todo ello para aclarar posibles dudas y arrojar un poco de luz sobre el asunto.

Qué es el mantenimiento industrial

En realidad, no es un concepto demasiado críptico. Es toda aquella actividad, normas y técnicas destinadas a conservar la calidad de servicio, la eficiencia productiva y la funcionalidad operativa tanto de máquinas autónomas como de complejos e instalaciones industriales y también de los edificios donde se encuentran. El objetivo de todo ello es reducir costes y optimizar el funcionamiento.

Clasificación general

Existen dos ramas, que incluyen a su vez algunas categorías. Estas ramas o clasificación general son el Mantenimiento Correctivo y el Mantenimiento Preventivo, según lo establece Enrique Dounce Villanueva en su estudio La Productividad en el Mantenimiento Industrial (Compañía Editorial Continental, 1998).

  • El Mantenimiento Correctivo se refiera a la actividad que realizamos como reacción a un fallo de funcionamiento o una avería.
  • El Mantenimiento Preventivo, a las tareas regulares que una empresa desarrolla para que su equipamiento esté en perfectas condiciones. El TPM, del que ya hemos hablado en varios artículos, es una filosofía que formaría parte de esta segunda rama.

Mantenimiento Correctivo: categorías

Se divide en Correctivo Contingente y Correctivo Programable.

  • El Contingente se refiere a las tareas inmediatas que llevamos a cabo cuando se produce un fallo (si una maquina o todo un sistema de producción se estropea, por ejemplo).
  • El Programable es el mantenimiento que aplicamos a las máquinas que no presentan ningún fallo todavía o un fallo menor que no paraliza su actividad pero entorpece su funcionamiento y puede derivar en un fallo grave.

Mantenimiento Preventivo: categorías

Una vez más según Dounce Villanueva, se divide en las siguientes categorías o procesos: Predictivo, Periódico, Analítico, Progresivo y Técnico.

  • El Predictivo (el TPM, por ejemplo) es un proceso de análisis continuado.
  • El Periódico se realiza regularmente (la mayoría de las veces después de un tiempo determinado de funcionamiento, siempre el mismo).
  • El Analítico se refiere a un reconocimiento muy a fondo de una máquina o un sistema para comprobar su estado (por ejemplo, la revisión que llevaría a cabo un especialista o el fabricante).
  • El Progresivo se refiere a realizar tareas  por fases, siguiendo el propio circuito de una máquina o de unas instalaciones industriales.
  • Y el Técnico, finalmente, consistiría en realizar un mantenimiento Progresivo de forma periódica o regular.

Los objetivos

Y para cerrar, nada mejor que una cita del estudio Manual Básico de Mantenimiento publicado en 2008 por Pedro Iván Trejo Rojas: “Sus objetivos los podemos resumir en: 1) Garantizar el funcionamiento regular de las instalaciones y servicios. 2) Evitar el envejecimiento prematuro de los equipos que forman parte de las instalaciones. 3) Conseguir ambos objetivos a un costo razonable“.